CAMBIO DE DIVISA ¿AEROPUERTO, MI PAÍS O EN ESPAÑA?

Si vienes de algún país fuera de la Unión Europea tendrás que cambiar dinero para conseguir euros, ya sea en tu ciudad o en el destino. Es posible que hayas pensado utilizar la tarjeta de crédito durante el viaje y hasta que puedas sacar dinero en efectivo, sin embargo, es muy recomendable que lleves encima algo de efectivo en la moneda del país, por si ocurren imprevistos. Mejor pensarlo de antemano que tener que enfrentarte a algún reto imprevisto nada más llegar a un nuevo país. También es posible que en la casa que hayas alquilado te pidan fianza en efectivo, o que en algunas cafeterías solo acepten efectivo. Tienes varias opciones para cambiar la divisa: 

  • En tu país: mientras organizas el viaje puedes pedir en tu banco que te cambien cierta cantidad de dinero. Esta es la forma más barata pero la que más tiempo te llevará. En cada país y en cada banco los gastos de comisión serán unos por lo que tendrás que preguntar e informarte en tu propia sucursal. Lo positivo de cambiar la moneda en tu propia ciudad es que llevarás efectivo encima desde que comiences el viaje y una vez llegues a España no tendrás que preocuparte por el tema.
  • En el aeropuerto: nada más llegar al aeropuerto encontrarás dentro del mismo varios locales que ofrecen cambio de divisa. Lo peor de esta opción es que suelen cobrar comisiones algo más altas que las que te cobrarán en los bancos. Lo mejor de esta opción es que es muy cómoda, rápida y automática. Podrás salir del aeropuerto con efectivo ya que te darán el dinero al momento. 
  • En la ciudad: Una vez te desplaces del aeropuerto al centro de la ciudad podrás acercarte a varios sitios donde cambiar la moneda. Si quieres saber donde puedes cambiar divisas en Madrid haz click aquí. Lo más positivo de esto es que puedes hacerlo con tranquilidad durante tu estancia, dependiendo de la opción que elijas puedes hacerlo en un cajero de forma más automática o en una sucursal, lo cual te llevará más tiempo. Lo negativo es que no tendrás euros hasta que llegues al centro de la ciudad. 

Otra opción que puedes considerar es combinar algunas de las opciones: por ejemplo, puedes pedir una pequeña cantidad de efectivo en tu país para traer algo contigo y pedir el resto en la ciudad de destino.